sábado, 19 de abril de 2008

Rio Turbio

Fue muy emocionante estar nuevamente en River, habíamos estado ese mismo año en la fiesta de la educación física. Bianchi: "Polaco la goma!".
Decían que íbamos a ir caminando desde el edificio Centinela pero creo que era exponernos demasiado y no se quisieron arriesgar. Ya habíamos jugado a pasear por las plateas, ir al banderín de córner, entrar al área y emular a Kempes, Luque, Passarella. Ese día era distinto, la cancha estaba llena y nosotros después de escuchar dicursos y cantar el himno, dábamos la vuelta olímpica.

Para muchos fue nuestro primer vuelo. Sacamos fotos, jugamos, comimos, nos guardamos los cubiertos de plástico, nos ensusiamos las remeras celestes. Llegamos a Rio Gallegos. Después el viaje fue menos glamouroso. Bondi tipo "la colorada" para hacer esa recta de 200kms hasta Río Turbio. Paradas para mear en grupo, sanguchitos hasta llegar al "hotel".
Discursos, actos, asados de cordero, todas las noches sopa de capón y en ese ir y venir a lugares oficiales o semioficiales, el rubio con la verdulera y dos guitarras nos cantaban una y otra vez las mismas polcas y zambas (ya me olvidé del nombre de mujer que se repetía sin cesar en una de esas canciones). El Tano feliz. Nosotros de excursión en medio de trajes verdes. Subida a un cerro con Toki, El Cabe y alguno más. Aguas cristalinas pero regadas con esencia de ovejas y corderos que se traducían en cagaderas indescriptibles. Partido de fútbol con los gendarmes. Actos y más discursos. Cansados, nos "escapamos" diciendo que habíamos venido a trabajar y a trabajar nos fuimos. Pintamos el mástil, los juegos de los chicos. Los "usuarios" del colegio se acercaron y terminamos haciendo más desastres pero ahora en complicidad con los chicos. Golpe de mástil en la cabeza del polaco incluido. La radio del pueblo nos daba la bienvenida.
Visita a la frontera con Chile. Destacamentos fronterizos perdidos. Mate cocido calentito. Túneles en minas iluminadas por decenas de cascos que enfocaban los "trilobites" fosilisados en las paredes. Actos y más discursos. Noche de joda en Río Turbio, discoteca administrada por el barman, dj, portero y creo que gendarme también. Niñas "obnubiladas" y con el "corazón roto" por los porteños. No, nada que ver. No es como en las pelis.
Recuerdo una misa de la que me escapé argumentando una molestia estomacal. El chofer del micro me llevó a su casa, me dio unas gotas santas y me invitó a utilizar su baño si era necesario. Jamás me sentí tan comprendido, en sintonía y descargado al fin.
Llevamos mucho material para el cole, latas de pintura y algunas cosas más, creo. Nos volvimos con fósiles, huevos de ñandú y algún hueso. Yo me volví con las gotas que me regaló el chofer.

Horacio Novello

1 comentario:

MARTIN MARTELETTI dijo...

Hola, qué tal? mi nombre es Martín, hace ya unos años marche de la ciudad a la frontera y acá me quedé, en Julia Dufour, Río Turbio, Santa Cruz. Revisando el libro histórico de la escuela me encontre con su visita e indagando en internet encontré este blog y una foto del mastil pintado. Me gustaría saber si alguien tiene más fotos de su paso por la zona ya que estoy en proceso de reconstrucción de la hisotoria del lugar. Mi correo mmarteletti@yahoo.com.ar

Gracias!!