martes, 9 de diciembre de 2008

Seis del doce / Toki

Crónica de una noche desvelada

No me voy a convertir en cronista, no es mi intención ni tengo dotes. Sólo intentaré, una vez más y por cariño al que está lejos, describir someramente lo acontecido anoche.
Tan berreta soy como notero que llegué con un considerable retraso (sí, sí, ya escucho los comentarios: sumado al que cargo desde siempre). Por lo tanto hay un pedazo en blanco que seguramente algún colega asistente sabrá llenar muy bien.
De cualquier manera, y con el apuro que llevaba debido a mis ganas de reencontrarme con la muchachada -que no decaen (mis ganas, la muchachada está más viejita cada vez que la veo)- y, para qué negarlo, mi naricita que olía el asado desde Berazategui, arribé pasadas las 23:00 Hs. En la terraza del coqueto edificio que por segunda vez nos albergaba (gracias Cuchi una vez más) y a la tenue luz de unos frios faroles, comían y charlaban animadamente unos señores y señoras maduros.
Quizá vaya percibiendo alguna diferencia con los primeros encuentros; algo menos de ansiedad, un poco menos de griterío, -quizá sea que estaban comiendo el rico asado que traía el Boca de la parrilla ? Uun aplauso para el asador !-.
Bien, me sambullí en la mesa con un choripan luego de saludar a la concurrencia, las chicas hablaban por su lado, el borro y el asador amenamente compartieron conmigo las primeras charlas... simplemente actualizaciones varias en la vida y los proyectos de cada uno. Y luego, la sobremesa, ya cada cual cambiando de lugares, charlando de a dos, de a grupos, algunos parados... y de repente alguien dice: ya son más de las 0:30, mmmm... vendrá el Nacha? Claro, comenzaban las dudas, el Cabe de última no pudo, Silvia tampoco vino....(?) (no, nadie pensó que se habían arreglado y aprovecharon la ocasión ! ), a Gustavo casi no se lo cuenta (parece que con la primera le bastó). Bueno, qué va uno a hacer, cada cual con sus quilombos ! Yo argumenté: "A Nacha lo llamé hoy y me prometió"... ring ring, "está abajo el tipo, dice que le abran", grita uno ! Corro hacia la baranda y allá abajo rezonga un señor: ·"Hey! Nadie le abre la puerta a un laburante !". Algarabía... Bajen a abrirle !
Cual hijo pródigo, el trabajador cansado que ha venido de lejos a estas horas sólo para estar con su gente, la de la juventud, la de siempre, es entonces agasajado y mimado por los presentes, con fuertes abrazos, besotes, mucha comida, preguntas, miradas cómplices, chistes y esas cosas que a uno lo hacen sentir bien. Al hombre se lo ve emocionado de verdad, dice frases como "me moría de ganas de verlos", "cómo no iba a venir !" y la gente le cree, lo rodea y festeja contar de vuelta con su buen humor y su cariño. Vamos Nacha todavía, te extrañamos ! Nunca más amagues con tu ausencia ! Y después, como podrá imaginarse, ya charlando en grupo grande, "de a todos", empezaron las risotadas, los chistes, los recuerdos, las fotos de Pili. Se trató de aclarar el entredicho de los "chorizos" de Analía infructuosamente ! Cómo adelantó Pili, circularon chismes con un retraso de treinta años ! Se habló de los que faltaron ( recomiendo No hacerlo ! por su reputación, es más, lo mejor es llegar primero e irse último, y parar la oreja si vas cinco minuos al baño. Se entiende, no? ).
No voy a poder dejar de analizar sentimentalmente la cosa, y diré sin temor a equivocarme que todo fluyó como uno deseaba que fuera. Una vez más se percibió cariño, la mejor "falta de respeto" que los amigos de la infancia te pueden provocar y proveer, conexión con las raíces, emoción por lo intacto de las escencias de cada uno, guiños, códigos. Casi nada !
Luego la madrugada trajo un poquito de su esperado friíto y nos metimos adentro a tomar el noveno café. Ya habíamos comido la riquísima lemon pie de Graciela (un aplauso para la repostera una vez más ! ) y la torta de chocolate que ya no recuerdo quién la trajo. Siguió la charla algo más.
Pili nos regaló unas tarjetitas navideñas especialmente hechas para cado uno demostrándonos otra vez con sus detalles el cariño de siempre. Gracias ! Y poco después, ya habían pasado las cuatro, comenzamos a irnos, primero Dani y Pili, luego el resto, en patota. Obvio, con la promesa y la esperanza de vernos de nuevo, con cualquier excusa y en cualquier momento ! Y por supuesto, deseando que la próxima estés vos, gordo !... Si se escuchó decir esa noche...: "si no fuera por el gordo no estaríamos acá ! y no pudo estar, la puta".
Y no quiero pensar en la reunión, esa a la que puedas venir...! Va a ser especial (un poco más que las otras) ! No me puedo imaganir la despedida ! El momento en que digas: " bueno, hasta...." Hasta cuándo????? Va a ser muy fuerte para todos. Prepará el cuore hermano ! No quiero estar en tu pellejo, chango!
Para terminar he de comentarles que no se si es magia, reencuentro consigo sismo, liturgia... no importa, sigo sintiendo ansiedad cada vez que nos vamos a ver. No lo cambio por nada. Invariablemente disfruto de cada uno y me voy con el almita llena esperando volverlos a ver. Y me temo que no soy el único...

Los quiero
Toki

PD: la repetición en el texto de la palabra cariño no es un error ni redundancia.

2 comentarios:

Susana Pili dijo...

Toki! ´Qué escritor se perdió la literatura! Puro realismo mágico!!!!!!!!
Tiemble García Marquez!!!!!!!!

Tokito dijo...

Que te recontra, pibito !