lunes, 22 de septiembre de 2008

Visión Toka

No! No era del Nat Geo, creo que era de "Canal (á)" !...
Maravilloso el reportaje-charla-presentación del científico?-escritor?-filósofo? en la pantalla grande!
Despertó gran reacción en una parte del público. Eran ex alumnos esos? Más bien parecían jovencitos maleducados del tercer milenio haciendo las travesuras que les quedaban pendientes de los setentas.
Y una señora en primera fila, una tal Rosa, al final del acto no pasaba por la puerta, según se dijo.
No era para menos, el señor en la pantalla hablaba con aplomo. Suponemos (casi no se pudo escuchar) que con propiedad, fluidez, en un ambiente cuidado, muy pro (profesional) Ya el cronista que me precedió explicó muy bien estos aspectos.
Algunos de ese grupete de inadaptados (no era para menos) se atrevieron a hacer comentarios fuera de lugar -quizá por envidia de aquel personaje que derrochaba estilo, verborragia y una imagen sin fisuras- por el estilo de: "debe estar diciendo que lo corrió la dictadura", "habla en argentino o en español?", "alquiló un cameraman?, está maqullado?", "cuánto tiempo habrá estudiado el libreto?".
No escuchen esas voces! Mala gente! Ya los conocemos!. Son los mismos que murmuraron cuando alguien citó el petiribí de Bernardo Neustad (qué poco respeto por el periodismo argentino). Sí, aquellos que no dejaron de comentar todas y cada una de las palabras que bajaban del escenario cual adolescentes inadaptados.
Se escucharon murmullos, silbidos ( un bochorno! qué edad tenía esa gente?) , cosas como "esto es un nido de zurditos", "en nuestra época no pasaba", "que vuelva Alazraqui", "escuela tomada", "sólo falta que a la nueva escuela le pongan Comandante Chávez". Sí, sí, los mismos que se mofaban de Neustad!
No les faltó razón en más de un comentario. Los organizadores dejaron entrever en su discurso, casi en forma explícita, hasta dónde se ha llegado con esto de la democracia. Ah! si Ud. los hubiera escuchado !
En fin, más allá de todo, y ciñiéndome a lo esencial por falta de tiempo, concluiré diciendo que el encuentro tuvo algo de nostalgia, muchos recuerdos, muchas boludeces revividas, fotos, risas y hasta me compré una bananita Dolca en el kiosco!
Pero, más que nada en la vida, me sucedió algo que no hacía desde hace mucho....
Me divertí y me cagué de risa con mis compañeros de la secundaria ! Y en la misma escuela de siempre!
El Canadá, obvio (no le hagan caso a esos que hablan de Simón Bolivar o qué se yo como le dicen ahora)
Hizamos la bandera, cantamos el Himno y otras canciones, fuimos a nuestras aulas, boludeamos, charlamos y algunos nos quedamos hasta las cuatro de la mañana tomando un cafecito, largo... como nuestra amistad.
Y más de uno nos fuimos a casa preguntándonos:
¿Es cierto que pasaron como treinta años ya?
No, es todo mentira ! Qué saben los que dicen eso!

Toki, el amargo

2 comentarios:

horacio novello dijo...

Muy buena crónica. Excelente descripción. Fina ironía y aún más fino humor. Delicada verba. Inmejorable puntuación. Pero lo mejor de todo es ese espíritu de colaboración reflejado. El detalle que ennoblece. Yo prefiero ése a dejar una simple placa.
¿Qué tal les quedó la bandera? Cuando la hizieron. ¿Hay que poner guita? ¿La hizieron todos o la hiziste vos solito? O la mandaron a hazer?
Bueno, nada.. ya me contarás

toquy dijo...

No, no la hizimos, la isamos, del verbo isar, papá! Mi tio tenia un isar, con la puerta adelante... O era un Hizar, puf! Ya no me acuerdo. De lo que sí me acuerdo es que yo, toda mi etapa escolar, hizé la bandera, no me vengas a cambiar las cosas ahora querido!
Plata? No, no hay que poner nada, está todo pago. La ysamos entre todos y quedó fenómena quedó! Aséme el fabor!